encuesta blogs de historia



Con el propósito de conocer y promocionar a los blogs realizados por historiadores e historiadoras, Digital History Hacks y Tapera se han propuesto en primer lugar comenzar el relevamiento de los mismos. Hemos enviado una pequeña encuesta vía email para que de ese modo podamos conocer las actividades de los distintos blogs. Los resultados serán publicados más adelante, y también más adelante promoveremos algunas actividades en conjunto.
La encuesta puede responderse y enviarse por email o por el formulario de contacto en esta página.

– Español —

Encuesta

Nombre del Blog:
URL:
Autores:
Día del primer post (d/m/año):

Preguntas:
1. Mencione entre 1 y 5 blogs sobre historia que consulte habitualmente.
2. Qué factores privilegia para la elección? Por ejemplos: Información, origen o tipo de institución (comercial, ONG, agencia estatal), diseño, perfil de los autores, rankings, etc.
3. Qué factores caracterizan a su propio blog? Cuáles son los más importantes?
4. Han variado sus expectativas con respecto al blog, desde su creación a esta parte?

– English –

Questionnaire

Blog:
URL:
Authors:
First post (mm/dd/Y):

Questions:
1. Which history-related blogs do you visit most frequently? (1-5)
2. What factors do you think are involved in your choice of blogs to read? (For example: quality of information, writing, institution, author profile, rankings, entertainment value…)
3. What factors characterize your own blog? Which are most important?
4. Have you changed the objectives of your blog since you created it?

leedle al niño

A imperativos de un signo, imperativos de otro.
Mientras trato de seguir como puedo el primer encuentro de blogs y libros, leo en Tökland una nota sobre la lectura. Habla sobre la inciática escena de una madre leyéndole a su niño. A todos nos da por volver a ese escenario porque existe un deseo: que cualquier niño pueda acceder a materiales con los que pueda expresarse y al tiempo suficiente para poder reflexionar; y también un prejuicio: si arranca temprano, una persona se familiariza con la lectura y progresa. Este último argumento es claramente evolutivo. Cito las últimas frases del texto publicado en Tökland y sigo:

quotep

Todo lo justifica ese instante de lectura en voz alta. Caen los libros, uno tras otro, lentamente semana a semana. Se van pelando las páginas en un ritual cósmico de intimidad. El premio, un niño aguantando la vela, escuchando, entendiendo esa vida que llega por el oído. No un niño que se duerme, no la literatura como sedante. “Hoy no me leas, que estoy muy cansado, mejor mañana”.

Estas representaciones de la intimidad apelan a un zócalo de costumbres cortesanas que cualquier política de fomento de la lectura debería desligar del placer de leer.
La lectura porque sí, la lectura en grupo, la lectura dispersa. Leer para dormir, leer para saber, leer para reír.
Siempre que leo este tipo de intervenciones en las que la lectura parece ser una práctica asociada al desayuno completo, al camisón y a la mesa de luz, recuerdo el comentario de Julio Cortázar sobre su experiencia de lecturas colectivas en los fogones, durante las campañas de café -creo que en Nicaragua-. Confluían en ellos los intelectuales y universitarios invitados y los obreros nativos. No resultaban muy divertidas las veladas: los extranjeros leían relatos sobre obreros y campesinos y los obreros y campesinos callaban. Entonces Cortázar leyó "La pata del mono", de Jacobs, y todos se pusieron a contar historias de aparecidos.
Ningún "caen los libros, uno tras otro"; ningún "hoy no me leas porque estoy cansado". Ninguna preceptiva sobre los mundos posibles de la lectura: por la promoción del libro y la ruptura de la deferencia.
El post en Tökland comienza con una cita de Daniel Pennac de su libro Como una novela, en la que se dice: "De manera que nuestras razones para leer son tan extrañas como nuestras razones para vivir". Y eso está bien creo. Contribuyamos a la incertidumbre intelectual.

un darnton recobrado

No se trata de una obra maestra pero el artículo titulado "Publishing: A Survival Strategy for Academic Authors" del conocido historiador Robert Darnton (en el libro The Kiss of Lamourette) siempre dice la verdad. Entre los consejos que Darnton postula se halla el número 6, que concierne a los títulos de libros (pero que puede hacerse extensivo a las ponencias o artículos académicos):

quotep

Elija el título correcto. Dos principios se imponen aquí: la aliteración y los dos puntos. La aliteración usualmente ocurre en la frase principal. Debe ser breve, sugestiva, poética si fuera posible, y tan literaria que el lector sólo pueda hacerse una vaga idea del contenido del libro. Entonces vienen los dos puntos, seguidos de un subtítulo que cuenta de qué se trata el libro.

Cita ejemplos, de los que sólo referiré éste: "La pausa del péndulo: Portugal entre la revolución y la contrarrevolución". Es curioso que habiéndose impuesto la moda Darnton en la literatura gris de la historiografía argentina, el texto que la funda no tenga mucha prensa. Basta con mirar los cdroms de distintas jornadas y congresos de los últimos para advertir que, si bien el punto a veces reemplaza a los dos puntos originales, investigadores formados y en formación adoptaron rápidamente la propuesta del historiador americano. Hace más de 15 años que la fórmula vio la luz y es muy probable que por el uso excesivo los resultados ya no sean tan favorables para quien la invoca. ¿Habrá llegado el momento de cambiar el estilo?

kiss of Lamourette

encuentro blogs y libros

Una iniciativa de distintos blogs de habla hispana es el encuentro blogs y libros a realizarse por estos días. La agenda propuesta es amplia y se centra en lo que podría llamarse la transición del formato analógico al digital en lo que respecta al libro, en el marco de un proceso de alfabetización digital. Los efectos de los cambios tecnológicos sobre la lectura quedarán para discutir en siguiente sesiones, pero se puede adelantar, reflexionando a partir de algunas intervenciones de los participantes, como ésta o estaotra, que tendrá el mismo tono gordon childe de siempre, esto es de confianza extrema en el impacto de las nuevas tecnologías en el campo de la producción letrada. Se trata de algo siempre ambigüo porque se hace necesario festejar todo emprendimiento colectivo y de sentido pluralista que surja en torno a estos debates, pero también hay que remarcar que el acento en la tecnología ha producido, en demasiadas ocasiones ya, ilusiones y falsas expectativas. Un enfoque errático en lanzamiento de jabalina provocaría un nuevo intento, pero en materia de educación, provocaría otra cosa.

Sony Reader

Además, la convocatoria en un lugar físico y no en un lugar virtual priva a muchos de quienes no vivimos en España de la posibilidad de asistir, y también de comer lo que se promete. Eso es lo que sucede a menudo en el loco mundo de los clicks y los doble clicks: siempre mantenemos la conversación, siempre nos reclama el face-to-face.

Günter Grass

Las confesiones del premio Nobel de literatura, Günter Grass, sobre su participación en las Waffen-SS; sobre su pasado nazi, ha recibido comentarios de distinta naturaleza y signo. Los debates que el hecho provoca no guardan relación exclusivamente con la condena a Grass -que incluye en una de sus versiones, la devolución del premio nobel-: se internan en tópicos como la memoria, la culpabildad, la distancia entre el hombre y la obra.

Gunter Grass

Como referencias a seguir pueden citarse aquí esta noticia en la que Salman Rushdie defiende a Grass, ésta, de Santos Julliá, y esta otra de Justo Serna, en las que se reflexiona sobre la memoria de los cómplices, y ésta de Christopher Hitchens, un periodista del que a menudo Página/12 publica traducciones y al que vale la pena seguir de cerca. Hitchens tiene su propia página web.